Poéticas de laboratório

poeticas
Texto publicado no catálogo da mostra Poéticas de Laboratorio- sobre prácticas artísticas de código abierto, realizada no Centro das Artes de Sevilla (Espanha) de setembro a novembro de 2013, sob curadoria de Susana Serrano.

Catálogo da mostra
Programa de atividades
Fotos aqui e aqui

Experimentación, convivencia y aprendizaje

Escribo este texto desde Nuvem, mientras transcurre la segunda edición de las residencias de invierno, casi año después de la experiencia que generó, entre sus frutos, la presente muestra de prácticas artísticas de código abierto. En cada residencia se reanuda un ciclo, en el cual recibimos participantes con diferentes perfiles y trayectorias que vienen a desarrollar propuestas creativas. Al mismo tiempo, cada ciclo adquiere una personalidad propia, resultado de la combinación particular de personas que comparten un espacio y tiempo en común. Así, cada encuentro se torna único e impredecible.

La localización del espacio en un contexto rural, rodeado de naturaleza exuberante, ofrece condiciones que contrastan con el ritmo de vida urbano: aquí se dispone de tiempo, espacio y recursos naturales en abundancia, además de una cultura local con un rico bagaje de conocimientos tradicionales y cuidado por el medio ambiente. La conectividad es limitada, por lo que se privilegian los encuentros cara a cara, y las grandes distancias exigen la creación de soluciones locales con recursos disponibles en el entorno.

En Nuvem consideramos que el desarrollo de los proyectos es tan importante como el cuidado de lo común (alimentación, limpieza, manutención de los espacios), y fomentamos la realización de estas tareas en forma colectiva. Esto lleva a que se produzca un intenso intercambio entre lxs participantes, que envuelve diálogos, conexiones, afectos e ideas compartidas. Por eso creo que este también es un laboratorio de experimentación cotidiana de maneras de estar juntxs, de relacionarnos de una forma más sustentable entre nosotrxs y con nuestro entorno.

Más allá de la infraestructura que podemos ofrecer (que en nuestro caso es limitada) el laboratorio cobra vida cuando las personas llegan y se apropian de él. Se torna de esta manera una instancia propicia para descubrir caminos de creación y aprendizaje por medio de contaminaciones de ideas y proyectos, desvíos, y procesos informales de construcción de conocimiento. Antes de eso es tan solo una posibilidad a la espera de su realización.

Por eso pienso que, como gestores de estas iniciativas, nuestro papel es el de facilitar las condiciones para que sucedan esos encuentros. Somos máquinas de producir posibilidades, el resultado de los procesos creativos abiertos es totalmente inesperado, y en eso radica su potencia.

 

 

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *


*