La Red Clara (Cooperación Latinoamericana de Redes Avanzadas) tiene el objetivo de integrar las redes académicas de alta velocidad de América Latina, promoviendo el desarrollo científico y tecnológico de la región. Brasil está representado en el consorcio por la Red Nacional de Enseñanza e Investigación (RNP) y forma parte de la estructura central de la red.

La Red Clara es resultado del enlace de las redes de investigación de alta velocidad con la red paneuropea Géant, especialmente a partir de las redes nacionales de investigación y educación de Portugal (FCNN) y de España (Red Iris). Estas redes se articularon a través del estudio de viabilidad denominado Caesar (Connetcting All European and South (Latin) American Researchers), desarrollado entre marzo y octubre de 2002. Bastaron solo ocho meses para que la visión fuese clara: era necesario crear una red regional principal en América Latina y conectarla a la red Géant.

El primer resultado fue el proyecto ALICE (América Latina Interconectada con Europa) que se inicia en junio de 2003. Solo siete días más tarde, nace la Red Clara cuya acta de constitución es firmada por 13 países latinoamericanos: Argentina (RETINA), Brasil (RNP), Chile (REUNA), Costa Rica (CRNet), Ecuador (FUNDACYT), El Salvador ( Raíces), Guatemala (CEDIA), Honduras (UNITEC), México (CUDI), Panamá (RedCyT), Paraguay (Arandu), Perú (RAP), Uruguay (RAU) y Venezuela (REACCIUN).

En agosto de 2004, la Red Clara se conectó con la red Géant, cruzando el Atlántico a través de fibra óptica. Durante 2005, las redes nacionales de los países fundadores fueron conectadas y, al año siguiente, las redes Renata de Colombia, REACCIUN de Venezuela y Renia de Nicaragua pasaron también a integrarla. Las velocidades de conexión oscilan entre 10 Mbps y 622 Mbps, entre el punto de São Paulo y la red Géant en Madrid. Está previsto que también se conecten países que ya son miembros del consorcio, tales como Bolivia, Cuba, Honduras y Paraguay.